Just another WordPress.com weblog. Aborda temas de reflexiones, investigaciones y propuestas para enfrentar el desafío de "informar y formar" responsablemente en reproducción y sexualidad humana, especialmente a los niños y jóvenes, en un compromiso conjunto de "familia", "escuela" y "profesionales especialistas.

Prof. Germán Jara G.

El material didáctico, corresponde a aquellos elementos que se emplean como ayuda para motivar, apoyar y facilitar el proceso de enseñanza-aprendizaje. Este material sirve para aprender acerca de él. Por ejemplo, el docente cuando analiza los contenidos de un video antes de utilizarlo y los educandos cuando trabajan ese mismo material con su educador. En general debe facilitar el descubrimiento, la participación y el análisis reflexivo y crítico, por parte de los educandos, incluso estimulándolos a generar nuevos materiales, que puedan servir de retroalimentación al proceso educativo. Esto hace necesario buscar, seleccionar, adaptar o elaborar estos recursos: fichas, láminas, canciones, poemas, crucigramas, trozos literarios, consultorios sentimentales, videos, películas. Entre los materiales didácticos, posibles de emplear para apoyar las acciones educativas en el ámbito de la reproducción y sexualidad humana, están:
1.- Los Audiovisuales.
·Películas Diaporamas CDS.
·Videos Material de Internet
2.- Los Visuales.
·Diapositivas – Transparencias.
·Láminas – Fichas – Naipes
·Recortes diarios – Revistas – Puzzle
·Esquemas de Libros – Consultorios sentimentales
3.- Los Auditivos.
·Grabaciones con entrevistas o relatos testimoniales.
·Lectura o audición de poemas, canciones populares, artículos o párrafos literarios seleccionados, biografías de personajes destacados.
Es Importante y conveniente evaluar los materiales didácticos que se utilicen, porque ello le indicará al docente la real utilidad que dicho material tiene, tanto desde el punto de vista motivacional, como de su calidad y contenidos al servicio de acciones de carácter formativo. Conveniente es hacerlo, con los recursos audiovisuales (películas, videos, CDS, programas o documentos bajados de Internet), los cuales mal empleados pueden perder su carácter educativo.
Un uso adecuado de estos recursos, con fines verdaderamente educativos, demanda que el docente o monitor, los vea varias veces (3 a lo menos), a fin de conocer en detalle los temas que se abordan tanto, en lo que respecta al contenido como a la forma y profundidad en que estos se presentan.
De esta forma podrá seleccionar o descartar, por presencia o ausencia, aquellos que estime convenientes, conforme a las características del grupo de trabajo. Así mismo le permitirá preparar guías de apoyo, que permitan a los alumnos centrar su atención en los aspectos relevantes para el posterior trabajo de análisis y discusión del vídeo.
En general podemos sostener razonablemente, que no hay material o recurso didáctico bueno o malo. Todo dependerá de la capacidad y preparación que tengan, quienes los utilicen. El mejor y más sofisticado material en manos inexpertas, podrá ser formativamente malo; en contraste, un material modesto o estimado como malo, didácticamente trabajado, podrá representar una instancia formativa de valor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: